Evaluación de las implicaciones distributivas del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico

El pasado viernes se publicó un análisis que hemos realizado sobre las implicaciones distributivas del FNSSE (que era uno de los temas que me preocupaban del diseño final del Fondo). A continuación copio el resumen:

→ El Congreso está tramitando una norma para establecer un Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). El Proyecto, a propuesta del gobierno, busca trasladar la financiación de las energías renovables desde el consumidor final de electricidad hacia empresas comercializadoras, mayoristas y sus clientes directos (otras empresas) en el mercado energético mediante pagos proporcionales por parte de todas ellas.

→ Evaluamos aquí, mediante simulaciones, los efectos redistributivos para contrastar la premisa del gobierno de que el FNSSE tendría efectos progresivos. Para ello, realizamos una serie de simulaciones basadas en el gasto energético reportado por los hogares según la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2019.

→ A priori, encontramos que un mecanismo como el FNSSE tendría efectos progresivos: los hogares con menos renta experimentan mayores ahorros anuales en su factura que las rentas más altas. Ahora bien, esto solo se produce en ausencia de compensaciones. El Proyecto de Ley contempla una serie de actividades que podrán beneficiarse de ellas en el pago al FNSSE: el transporte de mercancías, el transporte de pasajeros, los taxis, los consumidores electrointensivos, y los consumidores industriales de gas natural en riesgo de deslocalización.

→ Al considerar las compensaciones, los ahorros sólo se producen en los cinco primeros deciles de renta. La clase media (del 50% de más ingresos en adelante) incurriría en un gasto mayor de energía después de la reforma.

→ Para anticipar el impacto del FNSSE (con compensaciones) en hogares según su patrón de consumo, simulamos el impacto en tres segmentos:

  • Hogares que disponen de vehículo propio y por tanto presentan consumo de combustible de automoción: el gasto energético solo se reduce para el 10% más pobre, aumenta para el otro 90%.
  • Hogares que utilizan propano o butano en el hogar: el gasto energético solo se reduce para el 30% más pobre, aumenta para el otro 70%.
  • Hogares que cubren parte de su demanda energética en el hogar con gas natural para calefacción, aire acondicionado o cocina: el gasto energético solo se reduce para el 40% más pobre, aumenta para el otro 60%.

→ Territorialmente, nuestras simulaciones anticipan que un FNSSE con compensaciones como el que plantea el actual Proyecto supondría mayor gasto para los hogares de Navarra, La Rioja, Cantabria o Castilla y León, debido al perfil de clima continental (inviernos más duros) en estas autonomías.

→ Creemos que la redistribución de cargos que supone el FNSSE va en la dirección correcta. Consideramos, sin embargo, que valdría la pena reconsiderar el diseño específico de compensaciones o complementarlo mediante mecanismos de transferencias para asegurar que el resultado final sea y se perciba como justo por parte del consumidor final.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s