¿Volverá el déficit de tarifa?

Ayer Óscar Arnedillo y Jorge Sanz publicaban un artículo en el que, en contra de lo que propone UNEF, defendían la necesidad de construir tarifas energéticas eficientes, en las que básicamente, cada palo (potencia, energía, o presupuestos) aguante su vela. Por supuesto, estoy de acuerdo en su planteamiento general, que está, como creo que no podría ser de otra forma, muy alineado con lo que planteaba el Utility of the Future, el informe de la Comisión de Expertos, o el informe del IIT sobre el futuro del sector eléctrico, o esta entrada antigua sobre cómo incentivar la eficiencia energética.

Aunque, eso sí, el cargar los costes de las políticas energéticas sobre el término de potencia no es la única opción, ni la mejor, para repartir costes hundidos (sí para repartir costes incrementales de la red). Esto lo expliqué ya a propósito de las metodologías de la CNMC. Aprovecho para enlazar este excelente documento al respecto de Batlle et al.

Pero el caso es que, cuando leí el titular, pensaba que Arnedillo y Sanz iban a hablar sobre un tema mucho más actual, y sobre el que yo había pensado escribir tras leer este comentario de Ramón Roca…hasta que se me olvidó :). Afortunadamente, su artículo me lo ha recordado.

Y es que el artículo de Ramón, en mi opinión, no terminaba de expresar claramente cuál es el problema, y por qué el que caiga la demanda (un 7,5% en los primeros días del confinamiento, o un 25% según la última estimación) puede hacer aflorar de nuevo el déficit de tarifa. Algo que, no hace falta recordarlo, no es bueno, porque lo único que hace es trasladar nuestros costes a las generaciones futuras.

La clave es el dato que apuntan Arnedillo y Sanz: que un 50% de los peajes y cargos fijos se imputan al término de energía. Y por tanto, cuando cae el consumo de energía, también baja la cantidad de dinero que ingresa el sistema para pagar estos costes, que, recordemos, hay que pagar independientemente del nivel de la demanda. A esto se suma, como bien señala Ramón, el que los ingresos de las subastas de permisos de CO2 también se reducen.

Lo peor es que esto ya lo hemos vivido. La crisis del 2008 fue la que hizo aparecer el déficit de tarifa por primera vez. Pero, en lugar de aprender de ella, y reformar el sistema para evitar que volviera a pasar, seguimos en las mismas, e incluso desaprovechamos oportunidades para hacerlo.

Lo bueno es que esto es evitable. Pero la solución sostenible no es encontrar nuevos ingresos (léase impuestos) para el sistema, es decir, seguir poniendo parches como casi siempre. La única solución pasa por construir tarifas que reflejen la naturaleza real de los costes, y que no traten de subsidiar implícitamente tecnologías o cambios de comportamiento, por muy deseables que sean. Para eso hay otros instrumentos mejores. También, por supuesto, hay instrumentos mejores para proteger a los consumidores vulnerables.

Ojalá no tengamos que llegar a la tercera venida del déficit de tarifa para arreglarlo de una vez…

 

 

2 comentarios en “¿Volverá el déficit de tarifa?

  1. Pingback: Los últimos Reales Decretos del gobierno: medidas urgentes y subastas de renovables | Economics for Energy Blog

  2. Pingback: La nueva asignación de cargos: ineficiente, no necesariamente justa, y generadora de déficit. | Economics for Energy Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s