El New Energy Outlook 2019 de BNEF

No todos los años reseño los numerosos outlooks que se publican. Y es que, al fin y al cabo, en general son bastante continuistas y conservadores. No el caso del New Energy Outlook de BNEF, que siempre da una visión mucho más transgresora, y por tanto, interesante para prepararse para un futuro posible, algo más distinto de lo convencional. Y el de este año no se queda atrás, por supuesto. Eso sí, tengo que decir que sólo reseño el resumen ejecutivo disponible en la web, porque el completo es de pago, así que a lo mejor me he perdido algo.

En penetración de renovables, BNEF cree que en 2050 la solar y eólica supondrán el 50% de la producción eléctrica. A eso hay que sumar un 21% adicional de hidro, nuclear y otras renovables. Es decir, un 71% de electricidad descarbonizada a nivel global. En Europa esto llega al 92%, liderando el avance. En USA un 43%, algo pesimista en mi opinión, porque no veo razón para que, si la tecnología responde (ver más abajo) las cosas cambien rápidamente. De hecho, en México esperan un 84%, en Japón un 75% (asociado a un 10% de bajada de la demanda eléctrica, y con un 30% de la capacidad distribuida). En India un 67%. Dentro de Europa, en Alemania un 96% (el 4% restante son peakers de gas); UK un 87% (y en este caso con los EV consumiendo un 24% de la demanda).

La demanda electrica crece 1.5% al año, con un desacople del PIB del 41% hasta 2050. Eso sí, en la OECD sólo crece al 0,4%, mientras que en los no-OECD la demanda se dobla casi del 18 al 50. Los EVs suponen el 9% de la demanda a nivel global. El aire condicionado crece mucho, y por tanto el pico de la demanda cambia.

Todo esto requiere una inversión muy importante (que habrá que pagar, por supuesto, algo que olvidan generalmente los que pronostican un precio muy bajo para la electricidad). Y además BNEF considera necesaria una inversión del mismo orden para las redes de transporte y distribución (interesante reflexión relacionada con las últimas decisiones de la CNMC :)).

La evolución prevista tiene claras ventajas para las emisiones (del sector eléctrico, eso sí): Europa las reduce al 95% (a contrastar con la estrategia de la UE, que necesita que desaparezcan del todo, porque si no no llega a la neutralidad climática), y en China y USA se reducen a la mitad. Todo esto lleva a situar a las emisiones del sector en línea con un escenario de 2ºC hasta 2030. Pero a partir de ahí hace falta bastante más, y más aún si queremos llegar a 1,5ºC. Y simplemente eliminar el carbón no basta, según BNEF.

Para que todo esto pase, claro, hacen falta reducciones drásticas de los costes de las renovables. Así, pronostican una caída del 63% de la FV, y del 50% de la eólica (en este caso fundamentalmente por una operación más eficiente), haciéndolas competitivas en China en 2027, y en USA en 2030. También esperan que las baterías bajen su coste un 65% para 2030 (lo que haría a los coches elécticos competitivos, y además que las baterías entraran a competir con las tecnologías de generación despachables a corto plazo).

Relacionado con lo anterior, BNEF cree que el llegar a un 80% de renovables requiere baterías, respuesta de la demanda, y carga inteligente de vehículos eléctricos. Pero no son optimistas respecto a que estas u otras puedan dar el almacenamiento estacional necesario. Y así, como consideran que el gas sí puede darlo, estiman que su capacidad se va a doblar: 1200 GW peakers (casi tanto como baterías) y 1200 GW de ciclo nuevos a nivel global para 2050. Pero no aporta mucha electricidad (los ciclos funcionan muy poco), lo que explica lo de que la mitad sean peakers.

A este respecto, es muy interesante señalar que, en su escenario en el que electrifican la calefacción residencial y el transporte por carretera las emisiones del sector aumentan, porque hace falta más gas (al doblarse la demanda eléctrica)…aunque a nivel agregado las emisiones se reducen.

En cuanto a ese futuro distribuido de la energía: estiman que 12% de la solar es distribuida (en Australia llega al 40%). En el caso de las baterías la cosa sube más, hasta un 40%.

Su predicción del carbón no sorprende. El carbón desaparece en todos sitios menos en Asia, porque en India y SE Asia sigue creciendo.

Pero lo que sí sorprende, y con esto concluyo, es su previsión sobre la nuclear. Dicen que se mantiene estable, lo que evidentemente requiere nuevas inversiones si los planes de retirar nuclear actual siguen adelante. Pero esta nueva inversión se produce, curiosamente, en Oriente Medio y Norte de África, un lugar cuando menos curioso para este tipo de tecnología…

 

 

Anuncios

Un comentario en “El New Energy Outlook 2019 de BNEF

  1. Gracias Pedro. Me sorprende: 1) lo muy alto de la descarbonización que preveen en Mex (sobre todo, como dices, comparado con EEUU): entiendo que muchísima solar..?; 2) el poco nivel de solar que será distribuida (12%?) cuando la IEA parece que ve un share de distribuida mucho mayor (al menos en en medio plazo, quizás más a largo la caída de costes que prevé BNEF se deba a las economías de escala de parques muy grandes). Feliz verano a todos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s