Una agenda de investigación para la transición energética

Hace un par de semanas tuve el honor de participar en una de las citas ineludibles del sector energético español, el 16 Encuentro del Sector Energético de IESE que tan fantásticamente organiza y conduce mi buen amigo Juan Luis López Cardenete junto con Júlia Gifrá, María Puig, y el resto del equipo de IESE y Deloitte. Me pidió Juan Luis que hablara sobre tres temas sobre los que ya he escrito en el blog o cuyos informes están disponibles: las consecuencias del cierre nuclear, la fiscalidad del transporte, y la descarbonización de la industria.

No quiero pues volver a hablar de estas cuestiones, sino de una más amplia. Y es que el Encuentro es una excelente oportunidad para entender mejor los retos del sector energético español, para compartir visiones distintas, y para reflexionar sobre todo ello. Y como resultado de mi propia reflexión, y de las muchas conversaciones que tuve la oportunidad de mantener en estos dos días, quería compartir con todos los lectores los temas que creo que deberíamos entender mejor de cara a esta transición energética que ya ha comenzado, pero que tiene que seguirse desarrollando, independientemente de los cambios políticos. Creo que es imprescindible dedicar esfuerzos serios de investigación a estos asuntos, para evitar cometer errores en las estrategias energéticas a futuro.

Aquí está mi lista, donde creo que están todos los que son, pero donde posiblemente falten algunos. Agradeceré como siempre todas las aportaciones en los comentarios. Una cuestión importante es que muchos de estos temas no aplican sólo a España, por lo que entenderlos bien puede contribuir a nuestra transición energética, pero también a la de otros países. Finalmente, el orden no indica necesariamente prioridad, sino la costumbre.

1. Sector eléctrico

Partiendo de la necesidad de descarbonizar totalmente el sector eléctrico, en cualquier caso antes de 2050, hay muchas cuestiones de interés a analizar, muchas de las cuales planteamos en el informe del IIT sobre El sector eléctrico del futuro. Las más interesantes, en mi opinión:

  • El papel de la energía hidráulica regulable: ¿Es posible utilizar la energía hidráulica de otra forma, para minimizar el respaldo térmico en un sistema altamente renovable?¿Qué señales económicas serían necesarias?¿Influye en algo la propiedad o el gestor de estos activos?
  • El papel de las interconexiones: ¿Cuáles son las consecuencias técnicas y económicas de un mayor grado de interconexión? ¿Quiénes son los ganadores y los perdedores, y por tanto, quién tendría que pagar por las inversiones necesarias, en su caso?
  • El diseño del mercado eléctrico: ¿Es capaz el diseño del mercado actual de dar las señales adecuadas a la inversión? Si no es así, ¿qué alternativas hay disponibles, y cuál es la más apropiada

2. Transporte

Aquí hay muchos temas, trataré de resumirlos:

  • ¿Cuál es la mejor forma de rejuvenecer el parque actual?¿Cómo evitar los problemas distributivos que ocasionan casi todas las políticas en las que estamos pensando?
  • ¿Qué consecuencias tendrán los nuevos modos y tecnologías para el transporte, en términos de costes, medio ambiente y congestión en las ciudades?¿Cómo alinear el desarrollo urbanístico con estos nuevos modos, o con modos menos contaminantes?
  • A este respecto, ¿cuál es la mejor combinación de transporte privado y público? Por ejemplo, ¿hay que invertir en redes ferroviarias y conexiones logísticas para estimular el transporte de mercancías por ferrocarril, que parece una opción interesante? ¿Qué modelos de negocio sustentan esta inversión?
  • ¿Cómo aprovechar las oportunidades de esta transición en términos de innovación y desarrollo industrial?

3. Edificación

En edificación creo hay mucha investigación ya, y que la clave es cómo implantar modelos de negocio que permitan plantear rehabilitaciones viables a gran escala. Eso, y la puesta en vigor de códigos técnicos exigentes y sensatos, debería ser capaz de reducir en gran medida el consumo energético de los edificios. Otra cosa es el consumo de sus habitantes, de eso hablo después.

4. Industria
Un tema del que casi nadie habla en España, pero que a mi juicio es muy relevante (y en el que más gente está cayendo en la cuenta recientemente, afortunadamente). Más allá de las conversaciones con la industria, hace falta empezar a plantear ya las estrategias factibles de reducción y la investigación necesaria:

  • Una primera, y que me parece muy relevante, tiene que ver con la economía circular: sí, hay que promoverla, por supuesto. Pero, ¿cómo funciona un sistema económico capitalista en el que no hay consumo desenfrenado, y en el que el nivel de producción se reduce muy significativamente?¿Es viable (ojalá)?¿Qué cambios necesita el sistema?¿Qué consecuencias tiene sobre el empleo, a medio y largo plazo? Esta pregunta claramente desborda nuestras capacidades en el IIT o en Economics, pero claramente hay que planteársela…
  • Segunda: ¿qué y cuanta industria queremos en España a largo plazo? De nuevo, fuera de nuestro ámbito de trabajo, pero también fundamental para nuestras estrategias energéticas y climáticas.
  • Y luego, ya podemos hablar de cómo desarrollar las tecnologías necesarias para reducir las emisiones y consumos energéticos de esa industria: electricidad, hidrógeno, renovables térmicas, CCS…

5. Hogares

Decía antes que, en edificación, una de las claves es lo que hacen los habitantes de los edificios. Pero no sólo. Los hogares son los responsables del transporte privado, y también, a través de sus patrones de consumo, de la energía y emisiones asociadas a la industria. Nuestros gráficos Sankey muestran muy bien cómo los hogares son responsables de más consumo energético y más emisiones que la industria, por ejemplo. Por lo tanto, además de avanzar abandonar el consumismo y progresar en la economía circular (como ya he comentado), también tenemos que seguir investigando en cómo reducir la demanda de energía y en cómo hacer más flexible la demanda eléctrica, en un contexto de evidente ausencia de racionalidad económica (o que no somos tan tontos como parece) y en el que la fiscalidad tendrá un papel que jugar, pero con ciertos límites.
Aunque muchos de estos retos no serán significativos hasta dentro de unos años, creo que conviene irlos analizando desde ya, para estar preparados, y sobre todo, para no tomar decisiones contrarias a lo que podemos necesitar. Tanto desde el IIT, como desde Economics for Energy (donde estamos trabajando ya en un informe sobre transporte que queremos presentar antes del verano) estamos ya estudiando algunos de estos problemas, aunque, desgraciadamente, los recursos son limitados. Encantados por lo tanto de escuchar propuestas de financiación :).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s