Avances en el paquete de energía limpia para todos los europeos (II): Eficiencia energética y gobernanza de la Unión de la Energía

Por Pablo Pintos

En la primera parte de esta entrada comentaba el importante avance producido hace dos semanas en relación al paquete de energía limpia propuesto por la Comisión Europea: la ratificación por parte de Parlamento Europeo de los acuerdos en tres de las regulaciones de este paquete. En la primera entrada comenté los principales puntos de la refundición de la Directiva de energías renovables. En esta segunda parte continuo con una breve descripción de la modificación de Directiva de eficiencia energética y del Reglamento de gobernanza de la Unión de la Energía.

Captura de pantalla 2018-11-25 a las 17.17.21.png

El acuerdo final entre Parlamento Europeo, Consejo y Comisión Europea para la modificación de la Directiva de eficiencia energética establece un objetivo a nivel europeo del 32,5% de eficiencia energética para 2030, con respecto a las previsiones para ese año (la Comisión proponía un 30% vinculante a nivel europeo), a través de la limitación del consumo de energía primaria y final. Esta limitación de consumo de energía a nivel europeo debe ser ajustada, debido al Brexit, ya que está calculada para los 28 Estados miembros. El objetivo de eficiencia energética se revisará para al alza en 2023, al igual que en la Directiva de renovables, en función de la reducción de costes de las tecnologías y de los compromisos internacionales en materia de descabonización.

También se destaca de esta modificación la actualización del artículo 7, para dar continuidad a la obligación de ahorro anual de energía, que a partir de 2021 debe ser de al menos un 0,8%, con ciertas flexibilidades. Por ejemplo, mediante la posibilidad de excluir de la base de cálculo, total o parcialmente, la energía empleada en el transporte.

Por otra parte, se fortalecen las normas sobre medición y facturación individual de energía térmica para proporcionar a los consumidores, especialmente aquellos en edificios con sistemas de calefacción colectiva, información más clara e individualizada (subcontaje) sobre su consumo de energía. Se incorporan también medidas de lucha contra la pobreza energética. Los Estados miembros deben exigir que una parte de las medidas de eficiencia se apliquen prioritariamente en los hogares vulnerables, incluidos los afectados por la pobreza energética.

En cuanto al nuevo Reglamento de gobernanza de la Unión de la Energía, tal y como comentaba en la primera parte de la entrada, este instrumento europeo tiene como objetivo la coordinación, integración y simplificación -evitando solapamientos- de las acciones para garantizar el cumplimiento de los objetivos en materia energética y climática. Establece la manera en que los países de la UE y la Comisión deben cooperar mediante un proceso iterativo.

La principal herramienta para llevar a cabo esta coordinación son los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC). Los cuales deben realizar los Estados miembros cada 10 años, teniendo en cuenta la perspectiva a más largo plazo. El primero se debe presentar antes de finalizar 2019, y cubre el periodo 2021-2030. Antes de finalizar 2018 los Estados miembros deben presentar un borrador de estos planes a la Comisión Europea para su evaluación. Los PNIEC se actualizarán (al alza) en 2024 (en 2023 se debe entregar un proyecto de actualización), y luego cada 10 años.

Estos planes deben incluir una descripción de los objetivos, contribuciones y las medidas a aplicar para las cinco dimensiones de la Unión de la Energía (seguridad energética; mercado interior de la energía; eficiencia energética; descarbonización; e investigación, innovación y competitividad). Los planes ponen especial énfasis en los objetivos para 2030 en materia de energía renovable, eficiencia energética, de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) e incremento de interconexión eléctrica. También deben incluir una evaluación de los hogares en situación de pobreza energética, y establecer un plan nacional para reducirla en caso de constatar esta problemática.

Los Estados miembros deben realizar informes de situación: informes bienales sobre la ejecución de los PNIEC(el primero en 2023).También se les impone la elaboración deplanes a largo plazo de energía y clima, con perspectiva a 30 años y enfocados en el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. En este sentido, la Comisión Europea debe presentar un plan estratégico sobre el metano.

Asimismo, en este Reglamento se establecen mecanismos de control para cumplir los objetivos. La Comisión Europea evaluará a partir de 2021, y luego cada 2 años, los avances logrados por la Unión hacia la consecución de los objetivos de la Unión de la Energía. En el caso del cumplimiento de los objetivos de energía renovable, se deben establecer trayectorias indicativas con hitos intermedios: la UE debe haber alcanzado el 18 % del objetivo en 2022, el 43 % en 2025 y el 65 % en 2027. También se han acordado trayectorias indicativas para el cumplimiento del objetivo de eficiencia energética.

Si existe una brecha (gap) entre los objetivos de la Unión, la Comisión Europea propondrá medidas para ajustar las contribuciones de los Estados miembros. Se trata, por tanto, de un mecanismo de cooperación, planificación y seguimiento, concediendo a cada uno de los países flexibilidad para adaptarse a sus condiciones y necesidades nacionales, pero con instrumentos para garantizar el cumplimiento de los objetivos europeos.

Una vez confirmados los resultados de las negociaciones interinstitucionales por el Parlamento Europeo, en diciembre el Consejo adoptará estos textos y se procederá a su publicación en Diario Oficial de la UE. En el caso de las Directivas, deben transponerse en las legislaciones nacionales: 18 meses después de la fecha de entrada en vigor en el caso de la Directiva de eficiencia energética, y a más tardar el 30 de junio de 2021 para el caso de la Directiva de energías renovables.

El resto del paquete de energía limpia continua actualmente en negociaciones interinstitucionales. Precisamente la semana pasada se llegó a un acuerdo entre las tres instituciones para el Reglamento la preparación de riesgos del sector eléctrico. Este acuerdo debe ser ratificado por el Parlamento Europeo (en comisión y pleno) y adoptado por el Consejo. Con respecto al diseño del mercado eléctrico (Directiva y Reglamento) y el Reglamento ACER, continúan en negociaciones interinstitucionales (trílogos).

Anuncios

Un comentario en “Avances en el paquete de energía limpia para todos los europeos (II): Eficiencia energética y gobernanza de la Unión de la Energía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s