Avances en el paquete de energía limpia para todos los europeos (I): Directiva de energías renovables

Como adelantamos en una de las últimas entradas, Pablo Pintos (analista durante bastantes años en esta casa y en la actualidad asesor en el Parlamento Europeo) inicia con esta entrada una descripción de los importantes desarrollos recientes en el paquete de energía limpia de la UE.

============

La Comisión Europea publicó en noviembre de 2016 el paquete de energía limpia para todos los europeos (también conocido como paquete de invierno), su propuesta para actualizar la regulación energética y avanzar en los objetivos climáticos europeos. Desde esa fecha se ha producido un intenso trabajo de negociación entre Parlamento Europeo, Consejo y Comisión Europea para cada una de las ocho regulaciones que componen este paquete. Ahora, después de dos años, se empiezan a vislumbrar los resultados de estas negociaciones.

800px-European_Parliament_Strasbourg_Hemicycle_-_Diliff.jpg

El hemiciclo del Parlamento Europea en Estrasburgo. Autor: Diliff

La primera norma en resolverse, en mayo de este año, fue la modificación de la Directiva relativa a la eficiencia energética en los edificios, que entró en vigor en junio. La semana pasada se ha alcanzado otro hito, ya que el Parlamento Europeo ratificó los acuerdos alcanzados el pasado mes de junio en tres de las regulaciones del paquete de invierno: la refundición de la Directiva de energías renovables, la modificación de la Directiva de eficiencia energéticay el nuevo Reglamento de gobernanza de la Unión de la Energía. En esta entrada me quiero centrar en realizar una breve descripción de la nueva Directiva de energías renovables. En una segunda parte, me referiré a las otras dos normas ratificadas.

El acuerdo final de la refundición de la Directiva relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables establece de un objetivo global vinculante del 32% de cuota de energías renovables en el consumo final bruto de energía de la Unión Europea (UE) (frente al 27% que había propuesto por la Comisión Europea). Además, se incluye una cláusula de revisión en 2023 para revisar este objetivo (y el de transporte) al alza en caso de que mejoren las condiciones políticas y económicas, o para cumplir con nuevas obligaciones internacionales sobre cambio climático.

La refundición de la Directiva realiza una descripción más detallada de los principios a aplicar en el diseño de los planes de apoyo para proyectos de producción de electricidad renovable, ofreciendo a los Estados miembros cuotas de libertad para establecer los criterios para organizar licitaciones y para decidir sobre su diversificación tecnológica. Se promueve también una apertura gradual de estos planes de ayuda a otros Estados miembros (artículo 5).

También se refuerza la seguridad regulatoria a través del nuevo artículo 6, para que las condiciones del apoyo concedido a los proyectos de energías renovables no se modifiquen de forma que repercutan negativamente su viabilidad económica. Se mejora la predictibilidad de las inversiones mediante la publicación de un calendario a largo plazo por parte de los Estados miembros que anticipe los esquemas apoyos a 5 años, incluyendo datos como la capacidad o presupuesto que se prevé asignar.

La refundición de la Directiva también simplifica los procedimientos administrativos y concesión de permisos, estableciendo ventanillas únicas para guiar y facilitar estos procesos. Se introducen también plazos más cortos y cerrados para la concesión de permisos, con un procedimiento de notificación simple para instalaciones muy pequeñas (10.8kW).

Otra de las novedades de la Directiva es el establecimiento del derecho al autoconsumo de energía renovable, así como a recibir una remuneración por el excedente de producción vertido a la red. En cuanto a la energía autoconsumida (que no utiliza la red), se establece el principio de que no se apliquen cargos a la misma como regla general, introduciendo algunas excepciones en casos determinados (artículo 21). Además, se regulan las comunidades de energía renovable, estableciendo el derecho a generar, consumir, almacenar y compartir la electricidad renovable entre la comunidad.

La Directiva también marca objetivos específicos para los sectores de calefacción y refrigeración, y transporte. En concreto, se acordó un objetivo de incremento de la cuota de renovables de un 1,3% anual para calefacción y refrigeración. Este objetivo presenta diferentes flexibilidades en función del uso de calor y frío residual, o del nivel de penetración de renovables en este sector. La Directiva incorpora, asimismo, un artículo específico (artículo 24) para el fomento de energía renovable en la calefacción y refrigeración urbana (district heating and cooling).

Para el sector del transporte, cuyas negociaciones fueron muy complejas debido a la limitación para los biocarburantes de primera generación, finalmente se fijó un objetivo de renovables del 14% para cada Estado miembro. Dentro de este objetivo los combustibles de primera generación están limitados y se contabilizan de manera voluntaria. Además, se promueven los biocarburantes avanzados con un sub-objetivo específico. La electromovilidad se incentiva a través de un multiplicador de 4 (la electricidad renovable en transporte contará para el objetivo 4 veces).

Esta Directiva también armoniza y mejora los criterios de sostenibilidad y de reducción de emisiones de la bioenergía, la cual juega un papel de peso en el mix energético europeo. Se refuerzan los actuales criterios de sostenibilidad de la UE, extendiendo su ámbito a la biomasa y el biogás para la calefacción y la refrigeración y para la generación de electricidad.

En cuanto al cumplimiento de los objetivos marcados, la dinámica cambia de cara a la siguiente década. Se pasa de objetivos nacionales vinculantes de la actual Directiva de renovables, a objetivos europeos. De ahí la importancia del nuevo Reglamento de gobernanza de la Unión de la Energía. Este nuevo instrumento europeo – el cual describiré en la segunda parte de esta entrada – busca la coordinación y planificación de las acciones de los Estados miembros para garantizar el cumplimiento de los objetivos en materia energética y climática.

Una vez confirmado el resultado de las negociaciones interinstitucionales por el Parlamento Europeo, en diciembre el Consejo adoptará el texto de la Directiva y se procederá a su publicaciónDiario Oficial de la UE. El siguiente paso es la transposición en las legislaciones nacionales, a más tardar el 30 de junio de 2021.

El resto del paquete de energía limpia continua actualmente en negociaciones interinstitucionales. Se espera que antes de esta legislatura (que termina en mayo de 2019) se concluya todo el paquete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s