El barómetro de transición energética de Economics for Energy

Hace aproximadamente dos semanas presentamos en la sede de FUNCAS (Madrid), uno de los socios del centro, el barómetro de transición energética de Economics for Energy. En su página web pueden consultarse los resultados de los diferentes indicadores, que serán actualizados cada primavera. Aquí se recoge la cobertura mediática, cuya recopilación explica el desfase entre la presentación y salida del post, así como la nota de prensa y fotografías del evento.

barometro

No me voy a extender demasiado porque creo que es más útil acudir a la información, muy condensada, en las páginas de actividades y del barómetro antes señaladas. Sí quiero apuntar los objetivos de esta iniciativa y la metodología empleada. Como dijo en la presentación del barómetro Valvanera Ulargui, directora de la Oficina Española de Cambio Climático, la transición a una economía baja en carbono debe contar, en primer lugar, con información abundante y rigurosa que facilite la toma de decisiones públicas y privadas y ayude a evaluar su efectividad. Esa es la principal finalidad del barómetro, que busca además presentar resultados lo antes posible: cuando los primeros datos oficiales se hagan disponibles.

9

Otro de los objetivos del barómetro es ir más allá de la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Para ello presenta de forma simultánea resultados relacionados con los otros dos ejes de las políticas energéticas y climáticas en Europa: asequibilidad y seguridad. Dentro del componente descarbonización se apunta la evolución de emisiones, en términos absolutos y en relación con el PIB. La asequibilidad se ilustra con el gasto en energía en relación al PIB y con la evolución de los precios. La seguridad se aproxima con la volatilidad de los precios energéticos, la seguridad de importaciones (midiendo riesgo-país de los proveedores) y con las reservas eléctricas y su coste. Todos los indicadores toman como referencia el año 2010, salvo las emisiones de GEI (años 1990 y 2005, siguiendo la praxis de los acuerdos internacionales).

En general los resultados muestran una evolución dispar. Tanto asequibilidad como seguridad progresan de forma positiva, en particular desde 2014. Sin embargo la evolución de GEI es negativa, especialmente teniendo en cuenta los ambiciosos objetivos europeos. En nuestro último informe apuntábamos que sería relativamente ‘fácil’ para España cumplir con sus compromisos a 2030, pero que la cosa pintaba mucho peor para la descarbonización a mediados de siglo. El barómetro señala la necesidad de poner los medios ya para poder alcanzar incluso objetivos a plazos cercanos, y apunta a una divergencia creciente con respecto a nuestros socios europeos en este ámbito.

Con esta entrada nos despedimos hasta la vuelta de vacaciones, salvo alguna novedad que merezca alguna referencia urgente. En septiembre continuaremos reportando sobre nuestras actividades y comentando los desarrollos energético-ambientales en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s