Razones para el optimismo tras la cumbre climática de Bonn

Tal y como avanzamos hace unos días y siguiendo la tradición del blog, a continuación doy paso a Miguel Muñoz (Iberdrola) para que nos dé su opinión sobre la COP 23, en la que acaba de participar.

=================

COPBonn

La Cumbre Climática de Bonn (COP 23) ha concluido con resultados importantes en gran parte de los ámbitos de acción. Tanto los avances técnicos como las declaraciones políticas e iniciativas presentadas permiten afrontar con optimismo el futuro más próximo de cara a la COP 24 en Katowice (Polonia). Por esta razón, siendo conscientes de la necesidad de acelerar los trabajos y de los retos en materia de financiación climática, adaptación, etc., es interesante resumir los resultados de la cumbre climática en torno a cinco elementos positivos.

1. Los líderes políticos globales siguen apoyando el Acuerdo de París

Uno de los grandes temores antes de la cumbre era el “efecto contagio” que podría desencadenar el debilitamiento en el liderazgo climático de Estados Unidos tras el anuncio de su salida del Acuerdo de París.

No obstante, finalmente este temor no se ha materializado y los líderes han seguido mostrando su apoyo al Acuerdo de París y a avanzar de forma sólida en sus reglas de implementación de cara a la siguiente COP. Así, los posicionamientos de los líderes (Macron, Merkel, China, UE,…) han mostrado en líneas generales el apoyo a los principios contenidos en el acuerdo y la necesidad de completar el programa de implementación antes del año que viene. Entre los anuncios más relevantes se encuentran:

  • La Coalición lanzada por Reino Unido y Canadá para el cierre del carbón, que cuenta ya con 25 países y con perspectivas de rápido crecimiento.
  • La contribución climática presentada por líderes de la sociedad civil estadounidense (Bloomberg, Gobernador Brown…), denominada America’s Pledge, que comprende varios estados, casi 2.000 empresas así como universidades y organizaciones de diversa índole…
  • El acuerdo de California y la UE para colaborar en materia de acción climática.
  • El anuncio de la UE y sus estados miembro de ratificar la Enmienda de Doha (segundo periodo del Protocolo de Kioto -2013-2020- ) antes de finalizar 2017.

2. La sociedad civil y las empresas siguen impulsando un enfoque ambicioso en acción climática

En la agenda de los agentes no estatales (liderada por los Climate Champions y conocida como “Alianza de Marrakech para la Acción Global Contra el Clima”) se han alcanzado importantes avances pero todavía tiene que mejorarse en la concreción de resultados y en la cuantificación rigurosa de las acciones.

Uno de los principales hitos ha sido la presentación de la primera edición anual del Informe sobre acción climática (“Yearbook on climate action”), donde se recopilan las principales actuaciones e iniciativas a nivel mundial que han contribuido a cumplir los objetivos climáticos y propone políticas para avanzar en los mismos. El papel de la electrificación y de los esquemas robustos de carbon pricing ocupan un lugar destacado en el informe.

Muy destacable también en este punto el documento de la Presidencia de Fiyi para promover un diálogo abierto y constructivo entre gobiernos y agentes no estatales.

3. Se ha avanzado considerablemente en el programa de trabajo para implementar el Acuerdo de París

A nivel técnico, los trabajos han progresado de forma lenta pero al ritmo habitual del proceso. Las conversaciones se han atascado en el ámbito de la financiación climática y los detalles del Fondo de Adaptación, cuestiones que se reservan para la siguiente COP.

No obstante ha habido logros destacados como el acuerdo sobre el proceso que estructurará el “Diálogo facilitador de 2018” en torno a una fase preparatoria de carácter técnico (diagnóstico de acciones) y otra política (decisiones a adoptar por los gobiernos sobre la ambición de los objetivos). Este es un proceso global que permitirá ordenar el diagnóstico de actuaciones y la presentación de nuevas soluciones por parte de gobiernos y empresas. El diagnóstico que se realice tras este año, junto a la presentación del informe del IPCC sobre el objetivo de 1,5oC, será la base para revisar las NDCs de los países en 2020.

Esta infografía describe de forma muy didáctica en qué consistirá el diálogo que tendrá lugar durante 2018.

Adicionalmente, en los trabajos realizados por los negociadores para avanzar en las guías para implementar el Acuerdo de París (“Implementation Guidelines”), que deberían acordarse la siguiente COP, se han conseguido ciertos avances al conseguirse aprobar algunas Decisiones y desarrollar textos técnicos con las posiciones de todas las Partes. Estos textos servirán como base de la negociación a lo largo del siguiente año.

4. Se han conseguido logros muy importantes en la agenda de la Presidencia de Fiyi (vulnerabilidad, genero…)

La Presidencia de la COP de Fiyi se había marcado como objetivos avanzar en temas de resiliencia climática, protección a ámbitos y colectivos vulnerables, integración de la agenda de género en el proceso de acción climática, etc.

Los avances en este ámbito han sido muy positivos. Se ha creado la Plataforma de los océanos (impacto de cambio climático en los océanos y políticas para abordarlo) y la Plataforma de Indígenas y comunidades locales, para involucrar a estos colectivos en la acción climática y ayudarles ante impactos del cambio climático.

Adicionalmente, se ha aprobado un Plan de Género (integración de políticas climáticas y de género). La siguiente infografía ilustra de manera muy didáctica el planteamiento de este plan cuyos principales ejes de actuación son: el establecimiento de capacidades en los países para desarrollar políticas de género, conocimiento y sensibilización en la materia; la promoción de la participación de la mujer en los distintos ámbitos de la sociedad; la coordinación entre las políticas de género de todas las agencias internacionales; la integración de todas estas cuestiones en las medidas de financiación; y el desarrollo de un seguimiento riguroso sobre el tema.

5. Se ha dado respuesta a la necesidad de acelerar la acción antes de 2020

Se ha adoptado un Plan de Acción pre 2020 para analizar la distancia hasta los objetivos, establecer los procesos de revisión de las acciones (revisiones anuales) y realizar propuestas concretas. El plan aprobado propone medidas para un adecuado seguimiento de los inventarios de emisiones en 2018 y 2019, la organización dos cumbres ministeriales de alto nivel sobre financiación climática e insta a las Partes a adoptar la Enmienda de Doha (segunda parte del Protocolo de Kioto) lo antes posible.

Por último, me gustaría concluir esta reflexión sobre los resultados de la COP 23 reivindicando la importancia de las fases técnicas del proceso formal de negociaciones de cambio climático que, si bien no cuentan con el “glamour” de los grandes acuerdos políticos, sí sirven para asentar las bases de una acción climática global sólida y continuada.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Razones para el optimismo tras la cumbre climática de Bonn

  1. El que no se consuela es porque no quiere. La financiación solicitada para paliar los inevitables efectos del cambio climático pienso es bastante significativa de lo que viene.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s