La eficiencia energética, la nueva biomasa

Aunque a lo mejor algunos ya adivinan por dónde voy, el caso es que me ha salido un título un poco raro, ¿verdad? Voy a tratar de aclararlo.

Los que ya llevan un cierto tiempo en esto, como un servidor, quizá recuerden los tiempos de los Planes de Energías Renovables. Aquellos planes establecían la estrategia para cumplir las exigencias de la Unión Europea respecto a la contribución de las energías renovables a la demanda de energía primaria (en aquellos tiempos, un 12%). Y para ello tenían que sumar la contribución de las distintas fuentes: eólica, solar, biomasa…Pero la biomasa siempre era la última en ser añadida. Como era la que, por su naturaleza, más sumaba en términos de energía primaria, era la que se utilizaba para rellenar hasta el 12% requerido. No importaba que las cuentas no terminaran de salir, o que las complejidades logísticas, tecnológicas o de cambios de comportamiento fueran muy grandes. Se planteaba la cantidad de biomasa que hiciera falta para cumplir. El papel lo aguanta todo, ¿verdad? Por supuesto, el resultado ya lo conocemos: las cuotas de renovables las salvaron otras tecnologías, porque la biomasa siguió sin funcionar, más allá de excepciones honrosas.

Bueno, pues ahora, con el análisis de las famosas INDCs, piezas centrales del Acuerdo de París, tengo la sensación de que la eficiencia está siendo utilizada por muchos gobiernos igual que se utilizaba la biomasa: como el relleno, como la solución mágica para alcanzar los compromisos de reducción de emisiones. En una jornada reciente, Teresa Ribera nos presentaba este gráfico elaborado por IDDRI:

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 10.47.57Como podemos ver, la eficiencia supone un elemento fundamental para que los países logren sus objetivos. Por supuesto, no es que esto sea exclusivo de los países individuales. También la Agencia Internacional de la Energía, en todos sus análisis, incluye a la eficiencia con la pieza clave, como en este gráfico que ha preparado la Agencia Internacional de la Energía en su Energy and Climate Outlook:

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 10.51.18

En este otro gráfico la Agencia detalla además el esfuerzo adicional que tendrían que hacer los principales países para alcanzar un escenario razonable de reducciones. Vemos que la eficiencia puede suponer hasta el 75% del esfuerzo en China, o más del 60% en Europa. Cosas parecidas dice también el BP Outlook recientemente publicado.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 10.51.42

El problema es que la eficiencia, como la biomasa, es difícil de lograr. No es por falta de potencial, por supuesto. No hay más que recordar nuestro informe sobre el tema, en el que estimábamos que existía un potencial de ahorro de energía para 2030 del 40%, y eso sin tener en cuenta cambios de comportamiento, sólo cambios tecnológicos. Y tampoco es porque las cuentas no salgan. De nuevo, nuestro informe señalaba que la mitad de este potencial podía alcanzarse a un coste competitivo. No, el problema es que lograr un ahorro de energía significativo implica tocar muchas teclas, muchas de ellas relacionadas con el comportamiento de los consumidores, y ni siquiera sabemos bien todavía cómo suenan algunas de ellas.

Hace falta mejorar la información (como planteaban Ana Ramos y sus coautores en este paper), hay que mejorar la financiación, hay que corregir señales muchas veces contrarias…una combinación de políticas coordinadas que resulta difícil de lograr en muchos países. ¿Seremos capaces de conseguirlo? Porque si ya los INDCs están lejos del objetivo de los 2ºC, sin eficiencia lo estaríamos aún más…

2 comentarios en “La eficiencia energética, la nueva biomasa

  1. El problema que yo veo es que ninguno de estos gurús me ha probado con lógica bien solida que quiere decir un “esfuerzo razonable”. Puede ser que en el caso de Europa “razonable” quiere decir la mitad del esfuerzo comprometido. Desde mi punto de vista la Unión Europea puede lograr más reducciones construyendo una represa hidroeléctrica en Congo que desperdiciando dinero instalando paneles solares en Alemania.

    Me gusta

  2. Pingback: ¿Debemos quedarnos tranquilos con el Acuerdo de París? | Economics for Energy Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s