Francia: un impuesto energético mal controlado

El déficit tarifario es un tema de actualidad no solo en España sino también en otros países europeos. Por ejemplo, en Francia este tema intoxica desde hace cinco años las relaciones entre EDF (La principal empresa de generación y distribución eléctrica de Francia) y su accionista mayoritario, el estado. El déficit tarifario golpea las finanzas de la compañía eléctrica, fuertemente endeudada, cuya acción en las últimas semanas ha alcanzado su mínimo histórico. Este mes EDF y el gobierno anunciaron un acuerdo sobre el reembolso, sin especificar la forma, del déficit acumulado por la compañía eléctrica en el marco de la CSPE (contribución a la electricidad de servicio público). Desde 2007, el montante de la CSPE no es suficiente para compensar el aumento de los gastos. Resultado, el déficit que se ha acumulado desde 2007 pesa sobre las cuentas del EDF. Teniendo en cuenta los riesgos financieros de ambos fondos estatales para el equilibrio de la empresa de energía, las dos partes difieren en la cantidad total del déficit. El pasado 31 de diciembre 2012, el gobierno y la EDF acordaron que  la cantidad final de la deuda asciende a 4.9 mil millones de euros, que el Estado reembolsará el 31 de diciembre de 2018.

¿Qué es la CSPE y cómo es su mecanismo?

La Contribución al Servicio Público de Energía Eléctrica (CSPE) es el dispositivo que permite, en particular, apoyar el desarrollo económico de las energías renovables. El importe para 2013 se anunció recientemente. La CSPE se introdujo en 2003 para cubrir los gastos de:

  • La equiparación arancelaria, es decir, el mantenimiento de un precio único de electricidad, incluso en las zonas no interconectadas, donde la electricidad es más cara.
  • Apoyar el desarrollo de las energías renovables y la cogeneración.
  • Mejoras sociales favoreciendo a las personas en situación de precariedad.
Al principio, los proveedores de electricidad deben soportar el coste de los servicios públicos, que luego se les reembolsa a través de la CSPE, pagada por todos los consumidores de electricidad. La Comisión Reguladora de Energía estima que las cargas de la CSPE se distribuyen de la siguiente manera:
Hasta 2006, los gastos correspondientes a la CSPE fueron de alrededor de 1.500 millones de euros al año, luego se incrementaron gradualmente hasta un nivel de costes proyectados de alrededor de 5.000 millones de euros en 2013. Durante el período 2003-2009, el coste de la CSPE se debió principalmente a la estabilización de tarifas, así como a las ayudas a la cogeneración. La energía fotovoltaica, que no estaba muy desarrollada, formaba una parte muy pequeña en el cálculo de los costes. Durante este período, la CSPE ha aumentado significativamente, hasta los 2.700 millones de euros (+88%), principalmente debido a mayores gastos relacionados con la ecualización tarifaria (175%).
En el período 2010-2013 se ha observado un fuerte crecimiento de la potencia instalada en energías renovables, incluyendo la energía fotovoltaica. El coste de la subvención también se ha incrementado en un 47% durante este período. El importe estimado de la CSPE ha aumentado gradualmente hasta alrededor de 5.000 millones de euros de los costes previstos para el año 2013, en cuyos gastos la fotovoltaica representa el 41%. Antes de 2011, un decreto fijaba el importe unitario de la CSPE, que se renovaba automáticamente de un año a otro. Por eso, esta cantidad se estancó en 4,5 €/MWh entre 2004 y 2010. Sin embargo, la ley de Finanzas de 2011 ha cambiado la forma en la que se fija la CSPE: ahora es el valor por defecto propuesto por la CRE (Comisión Reguladora de Energía) en base a costes previstos para el próximo año, que se aplicará el 1 de enero de cada año, limitando su incremento a 3 €/MWh anuales.
Así, para 2013, la CRE ha calculado que la cantidad necesaria para cubrir los costes previstos es de 18,8  €/MWh, limitada a 13,5 € / MWh para cumplir con el límite de incremento anual de 3 €/MWh (en relación a la cantidad de 10,5 €/ MWh aplicado a finales de 2012). Los cargos restantes, que no pueden ser compensados inmediatamente, debido al límite del aumento de la CSPE, se repartirán en los próximos años.
El gobierno, en una declaración conjunta, devolvió la responsabilidad de esta deriva financiera al gobierno anterior. El cuál financió el servicio público de electricidad a “crédito”. El gobierno quiere solucionar esta situación antes de abrir el debate nacional sobre la transición energética, que debería conducir a una reforma de la financiación de las energías renovables, y por tanto la reforma de la famosa CSPE. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s