Evaluación preliminar de la reforma energética

Al fin tenemos reforma energética, o al menos la parte de fiscalidad, descrita aquí por Xiral (que incluye también algunas reacciones). Habrá que esperar a su desarrollo (por ahora es sólo un proyecto de ley), pero me parecía interesante comentar alguno de los elementos:

– impuesto del 6%: no mucho que comentar aquí, salvo que, aunque se venda como un impuesto sobre las eléctricas, realmente se trasladará al consumidor directamente y además de forma completa, al ser el impuesto el mismo para todas las tecnologías, incluidas las marginales (dado que la elasticidad de la demanda es muy pequeña, al menos en el corto plazo). Esto no tiene por qué ser necesariamente malo, al fin y al cabo ya en muchas ocasiones he dicho que una de las respuestas al déficit (no la única) era subir las tarifas para que reflejen los costes. Esto se convierte en algo parecido, aunque no perfectamente: el impuesto, si se recauda por el Estado, se convierte en un coste más, con lo cual no soluciona el problema. Otra cosa es que se dedique a cubrir costes de la parte regulada, claro, que es lo que yo esperaría. Pero entonces también hubiera habido formas más ortodoxas de hacerlo.
– impuesto a la nuclear y a la hidráulica: estos impuestos hay que entenderlos como transferencia de rentas. Efectivamente, estos impuestos no cambian comportamientos, dado el carácter inframarginal de estas tecnologías, sino que simplemente capturan parte de la renta de los agentes y la trasladan al estado recaudador. Parece que tienen alguna cosa buena, como el tratar de ordenar los impuestos autonómicos en este campo. Lo de que el canon hidráulico se destine a proteger el dominio público hidráulico no los hace impuestos ambientales, por lo dicho antes: porque no cambian comportamientos. Así que sólo podemos discutirlos en un contexto de justicia en la distribución: ¿es justo capturar las rentas de los agentes? Aquí entran varios argumentos posibles, para los que desgraciadamente no tengo respuesta: si estas centrales están amortizadas y se pagaron con dinero público o no, si los CTCs estaban bien calculados, si ha hecho falta seguir invirtiendo en ellas, si las concesiones hidráulicas se renovaron con las condiciones adecuadas, etc. Sólo analizando estos argumentos se puede decir si la transferencia es justa o no.
– céntimo verde: la medida no es mala en sí misma, parece razonable gravar a los fósiles tanto por su contribución a la contaminación (cambio climático pero también contaminación regional, más dañina ahora mismo), y también para que paguen su parte proporcional del coste de las renovables (véase por ejemplo este paper de Batlle). Lo que pasa es que para que la medida sea apropiada el gravamen debe calcularse por alguna de estas dos razones, pero no arbitrariamente. Y por ahora no tengo claro cómo se ha hecho este cálculo. Para empezar, no sé dónde está el impuesto a las gasolinas…
– posibilidad de financiación por los PGE: esto es una idea que se llevaba mucho tiempo hablando, y que en principio tiene bastante sentido. ¿Por qué deben pagar los consumidores eléctricos por algunos beneficios para el resto de la población? El inconveniente que se cita habitualmente es que introduce más incertidumbre en la financiación, al depender de la negociación anual de los presupuestos. Pero esto, como me decía Xavier el otro día, puede evitarse con una ley, tal como se hace con las pensiones.
Para concluir:
– esta reforma fiscal, que en principio iba a ser muy perjudicial para las renovables, al final no lo es, sino todo lo contrario; las renovables han sido las más beneficiadas (en teoría con razón por lo que he dicho antes, salvo que nos metamos en si las primas son excesivas o no).
– pero tampoco va a servir la reforma para grandes cosas, salvo que se acabe de refinar y completar bien. Ni arregla mucho el déficit tarifario, ni pone las bases para un sistema regulatorio y tarifario del sector eléctrico sostenible (no corrige el sistema de cálculo de las tarifas ni plantea la fiscalidad de forma ortodoxa), ni corrige algunos errores como los de la solar termoeléctrica. Más bien parece un parche temporal, que tampoco traslada las señales de largo plazo que necesita un sistema como éste. Como al fin y al cabo todavía es un proyecto de ley, espero que las deficiencias se puedan corregir en el trámite que le queda.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s